Open
X
10image041

INSECTOS XILÓFAGOS

Los insectos xilófagos (carcomas, termitas) causan daños a todo tipo de madera (coníferas y frondosas). Ataca las maderas aunque sean muy secas y viejas, favoreciéndoles los ambientes húmedos.

Carcoma: Las larvas practican galerías en el interior de la madera en dirección a la fibra y se van incrementando de tamaño, según crece la larva, procurando no poner de manifiesto su presencia. Al final del ciclo larvario salen al exterior en forma de adulto o insecto perfecto, perforando orificios redondos de 1 a 2 mm de diámetro, es en este momento en el que se puede advertir el ataque.

Termitas: Viven en comunidad y se alimentan de la celulosa en casi todas sus formas: madera, papel, tejido, etc. Las termitas obrero al atacar la madera, abren en su interior galerías paralelas a la dirección de la fibra, respetando una delgada capa exterior, lo que impide determinar su presencia hasta que la infestación se encuentra en un avanzado estado. En algunas ocasiones construyen galerías externas con barro, llamadas cordones termíticos, para buscar nueva zona de ataque o en busca del contacto más inmediato con el suelo. En la primavera, y algunas veces en otoño, los individuos alados realizan migraciones de corto alcance, con el objeto de establecer un nuevo termitero.

Métodos de control

Las infestaciones de esta clase de insectos son difíciles de controlar y requieren una pericia y experiencia sobre el control de este tipo de insectos poco comunes.

GALIDES realiza tratamientos curativos y preventivos mediante la utilización de Gases Muy Tóxicos, combinándolos con la pulverización e inyección de productos insecticidas.