desinfección vigo

Vacaciones sin legionella

Posteado el 5 agosto, 2014 ·

Generalmente, el aumento de temperaturas que tiene lugar en verano favorece la proliferación de brotes de legionella. Las altas temperaturas tienen un protagonismo especial en el desarrollo y la transmisión de esta bacteria. Como empresa de desinfección en Vigo, queremos hacer hincapié en la necesidad de llevar a cabo diferentes labores con el objetivo de prevenir la aparición de estos microorganismos que ponen en serio riesgo la salubridad humana en esta época. Con la llegada del verano lo hacen también las vacaciones, que contribuyen a un mayor tránsito de viajeros, así como el uso y disfrute de instalaciones de ocio o deportivas y, también, a un incremento en las visitas a locales de restauración.

Estos microorganismos habitan en aguas estancadas y sistemas de ventilación y refrigeración. Entre otros factores por los que las altas temperaturas favorecen la aparición de brotes o casos de legionelosis, destaca el uso o activación de los sistemas de refrigeración o aire acondicionado. Aunque existen otros lugares en los que puede localizarse la bacteria como: sistemas de distribución de agua caliente, sistemas de aerosolización, sistemas de pulverización o nebulización de agua para el confort térmico o la conservación de alimentos.

La mejor arma de prevención es la realización de controles exhaustivos, así como llevar a cabo las medidas correctoras oportunas para minimizar el riesgo y mejorar las condiciones de salubridad. Las entidades turísticas, de restauración, ocio y locales comerciales tienen la responsabilidad de mantener sus instalaciones en condiciones óptimas para evitar la aparición de la bacteria. Estos microorganismos tienen diversas consecuencias para la salud del ser humano, entre los principales síntomas de un caso de legionelosis se encuentran: fatiga, dificultades para respirar, diarreas o dolores musculares.

En Galides, desde nuestra experiencia como empresa de desinfección en Vigo, conocemos de primera mano la importancia de realizar tareas preventivas, controles periódicos y estar concienciado de los graves riesgos que entraña para la salubridad esta bacteria. La legionella necesita unas condiciones específicas para su reproducción como temperaturas que oscilan entre los 25 y los 45 grados centígrados, lugares húmedos y con presencia de agua estancada. El proceso de desinfección para eliminar la bacteria debe llevarse a cabo por personal experto, debidamente cualificado, ya que puede resultar peligroso. Además, las Autoridades Sanitarias estipularon, mediante el Real Decreto 865/2003, que estas tareas deben ser realizadas por profesionales en la materia de forma obligatoria.