control de plagas en Galicia

En primavera prevención contra la legionella

Posteado el 25 mayo, 2016 ·

Este invierno pasado no ha sido especialmente frío, quizá por este motivo parece que la primavera no termina de cuajar. Sin embargo, el calor nos acecha y antes de que llegue es recomendable tomar las medidas oportunas para evitar la aparición de brotes de legionella o la proliferación de diferentes plagas que abandonan sus guaridas con el calor, como es el caso de las cucarachas. Desde nuestra experiencia como empresa de control de plagas en Galicia, te contamos qué medidas conviene tener en cuenta para evitar batir un nuevo récord de casos de legionella, tal y como ocurrió el pasado año.

Cataluña, Madrid y Galicia fueron las comunidades autónomas más afectadas por esta bacteria durante el 2015, que en algunos casos, tristemente, terminaron en tragedia. El calor es nuestro primer enemigo, ya que este microorganismo se reproduce en zonas húmedas que oscilan entre los 24 y los 45ºC. Los expertos van más allá y han realizado diferentes estudios donde se señala que la temperatura ideal para la proliferación de la legionella serán los 37 grados.

Desde Galides queremos repasar qué instalaciones son más vulnerables al ataque de esta bacteria.

  1. Sistemas de agua potable para consumo humano
  2. Sistemas de agua caliente sanitaria
  3. Torres de refrigeración y condensación
  4. Humidificadores industriales
  5. Piscinas y zonas de hidromasaje
  6. Sistema de agua para la prevención de incendios
  7. Fuentes
  8. Sistemas de riego
  9. Zonas de lavado para coches

Todas estas instalaciones deben revisarse e higienizarse con cierta frecuencia para evitar la aparición de bacterias que puedan resultar perjudiciales para la salud humana. Será necesaria la realización de controles periódicos por una empresa especializada en el control y prevención de legionella y legionelosis para evitar problemas de mayor gravedad. Concretamente en Galicia, existe una legislación específica (Real Decreto 9/2001 de la Xunta de Galicia) que obliga a las diferentes empresas, organismos y entidades a realizar dos tratamientos anuales de limpieza y desinfección para la prevención de la legionella.

Las personas afectadas por esta bacteria pueden presentar los siguientes síntomas: presencia de fiebre, problemas gastrointestinales, tos, dolor de cabeza, fatiga y malestar, dolores musculares, dolor de pecho, etc. Sin embargo, a medida que avanza la dolencia pueden aparecer problemas respiratorios, síntomas similares a una neumonía y otras complicaciones que pueden desencadenar un desenlace fatal. Por todo ello, es aconsejable tomar las medidas oportunas, antes de que llegue el calor y sea demasiado tarde.