empresa de control de plagas

Dos nuevas especies de crustáceos han sido descubiertas en Galicia

Posteado el 23 noviembre, 2017 ·

Cada poco tiempo nos sorprende alguna noticia sobre nuevas especies, ya sean marinas o terrestres. Sobre todo en el primer caso, ya que es realmente complicado conseguir muestras a grandes profundidades en el océano. Sin embargo, no deja de sorprendernos lo mucho que tenemos que aprender sobre la fauna de nuestro planeta en plena sociedad de la información. Parece que podemos consultar cualquier dato en un segundo, pero los científicos continúan trabajando por esclarecer diferentes misterios. Como empresa de control de plagas queremos manifestar que estos hallazgos también son importantes para nuestro trabajo diario. No cabe duda de que la información es poder.

Hoy queremos recoger una investigación que ha llevado a cabo la Estación de Biología Marina de la Graña, en Galicia. Han ejecutado cuatro expediciones oceanográficas en nuestra tierra, realizando importantes hallazgos sobre las especies que habitan en los fondos abismales. Dos de ellas resultan especialmente curiosas, ya que no tienen ojos y su tamaño es milimétrico.

No es la primera vez que se desarrolla un estudio así. Los fondos de la plataforma continental cuenta con una gran riqueza en cuanto a su fauna. Desde la Universidad de Santiago de Compostela se han llevado a cabo varios estudios en los años 2002, 2003, 2008 y 2009. Todas tenían diferentes objetivos, pero perseguían identificar y catalogar dicha fauna. Estas especies suelen ser muy raras, hay que tener en cuenta que habitan en las profundidades abismales del océano.

En la investigación más reciente, realizada a mil metros de profundidad, se han descubierto varias especies nuevas. Dos de ellas pertenecen a diferentes familias de crustáceos: photidae y corophiidae. A pesar de su tamaño reducido, son especies muy importantes, ya que representan la base de la cadena trófica de muchos ecosistemas marinos.

En Galides sabemos que en un primer momento puede sorprendernos el hecho de que estos animales sean ciegos. Pero lo cierto es que esta cualidad, junto con su tamaño, es lo que hace posible su vida a tanta profundidad. De otro modo, no podrían soportar las presiones. Al fondo abismal no llega la radiación solar, lo que impide que se encuentren algas que son el sustento principal de muchas especies marinas. Sin embargo, estas zonas no presentan ausencia de vida, que es lo que se pensaba hasta no hace demasiado tiempo.