control de plagas en Vigo

Mascotas y huéspedes indeseados

Posteado el 19 junio, 2015 ·

Tener una mascota tiene muchas ventajas, los animales hacen compañía y nos alegran muchos momentos, también son una buena opción para que los más pequeños de la casa aprendan la responsabilidad que conlleva cuidar un animal. El problema viene cuando estos peludos enferman o se convierten en un nido de desagradables parásitos, ya que precisan de nuestra ayuda para solucionarlo. Las pulgas son uno de los grandes inconvenientes de  esta época, se reproducen con una facilidad asombrosa y suponen un riesgo para la salud de nuestras mascotas, pero también para las personas. Como expertos en el control de plagas en Vigo queremos resaltar la importancia de mantener estos bichejos alejados del frondoso pelo de nuestros gatos o perros.

Si en invierno no aplicamos los productos preventivos, para eliminar la presencia de estos insectos, en una sola semana podremos tener la casa infectada de pulgas. Un único ejemplar puede desencadenar una plaga en sí misma. El verdadero problema es que las crías de pulga pueden vivir durante meses en estado latente, las condiciones de nuestra vivienda son las adecuadas para que la presencia de estos pequeños bichejos en nuestra casa se produzca de forma continua durante todo el año.

Sólo el 5% de la vida de la pulga se desarrolla sobre el animal, habitan sobre el hospedador en su edad adulta, cuando se alimentan de su sangre y se aparean para reproducirse. Las cifras son sorprendentes, una pulga puede llegar a poner 5000 huevos a lo largo de su vida. Estos se desprenden del animal cuando se acuesta a dormir sobre las alfombras, el sofá o su cama. En estos rincones es donde los huevos eclosionan y surgen las larvas, que se alimentan de restos orgánicos de los cobijos oscuros donde se esconden de la luz.

El siguiente paso en el ciclo de la vida de estos insectos es la más problemática, antes de convertirse en adulta, la pulga se transforma en pupa y se mantiene latente varios meses, hasta que encuentra un huésped. El ojo humano puede ver una pulga en su edad adulta, pero no podrá diferenciar los huevos, las larvas o las pupas.

En Galides sabemos bien que el principal riesgo de estos insectos neópteros es que pueden transmitir enfermedades a los animales, pero también al ser humano. Aunque se decantan más por la sangre de nuestras mascotas, pueden llegar a picar a las personas.

Existen muchos tipos de pulgas, en ocasiones localizamos estas plagas en edificios o localizaciones, que pueden poner en riesgo a las transeúntes de la zona o los habitantes del inmueble. Dada la dificultad de eliminar por completo la presencia de estos insectos, la mejor opción será contratar un servicio de control de plagas para que los huevos, las larvas y las pupas también desaparezcan para siempre.