Dificultades para erradicar la presencia de la vespa velutina

Dificultades para erradicar la presencia de la vespa velutina

Posteado el 26 diciembre, 2017 ·

Siempre hemos visto y escuchado que esta especie de avispa invasora hace sus nidos en las zonas altas. Los árboles, las cornisas de los edificios, etc. Pero no debemos confiarnos, porque los enormes nidos de la vespa velutina también han aparecido a ras de suelo. En nuestra empresa de control de plagas en Galicia queremos hablar una vez más de este insecto que está causando pavor en la zona norte del país y cuya presencia se ha extendido por territorio europeo. Son muchos los expertos que trabajan para minimizar su expansión. Concretamente en nuestra comunidad autónoma se trabaja contrarreloj para encontrar una solución biológica que nos permita frenar su avance.

Lamentablemente, parece que por el momento el pulso lo va ganando el insecto. El principal problema de esta avispa llegada de Asia es que son una amenaza real para las abejas melíferas. Las capturan y las meten en sus nidos para dar de comer a los ejemplares más jóvenes. Las abejas se asustan ante su presencia y dejan de salir de las colmenas para no ser capturadas, muchas mueren de hambre.

La principal dificultad para conseguir minimizar su avance reside en que este insecto presenta una gran capacidad de adaptación a las nuevas características de su entorno. Parecía imposible que las velutina pudiera colonizar las zonas de alta montaña gallegas por sus condiciones climáticas, pero a estas alturas, ya no se puede descartar.

El tema de los nidos es otra cuestión que nos tiene en vilo. Siempre han colocado sus comunidades a una altura considerable, pero la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (ANECPLA) ha dado la voz de alarma al encontrar nidos en el suelo. Este factor hace que la velutina sea impredecible y, evidentemente, más peligrosa.

En Galides creemos que la mejor forma de atacar a una plaga es conocer sus patrones de comportamiento, pero no es habitual encontrar una especie que no se comporta siempre de la misma manera. Esto dificulta, y mucho, las tareas de prevención y control. Lo que favorece su expansión por la península y a otros países. Habrá que seguir trabajando para erradicar su presencia.