carcoma

Curiosidades sobre la carcoma

Posteado el 26 noviembre, 2014 ·

Los insectos xilófagos son el enemigo natural de la madera. No es fácil detectar su presencia, ya que pasan la mayor parte de su vida en el interior de este material y sólo abandonan su escondite para reproducirse y morir. Como empresa de control de plagas en Pontevedra, hoy te presentamos a la carcoma, uno de esos insectos que ponen en peligro nuestros enseres de madera. En primer lugar, conviene estar muy atento para eliminar la carcoma en caso de detectar su presencia, ya que estos pequeños insectos causan daños de consideración a las estructuras de madera. Para facilitarte la labor de detección de carcoma en tu hogar o establecimiento comercial te contamos cómo es el ciclo de vida de estos insectos, cuáles son sus costumbres y hábitos más habituales.

Durante la fase adulta la carcoma pone sus huevos en las grietas y fisuras que se encuentran en los enseres de madera, tras varias semanas los huevos dan lugar a la aparición de las larvas. Aunque su forma es similar a pequeños gusanos blancos, cuentan con mandíbulas de gran fortaleza que les permite alimentarse de la madera desde su nacimiento. Las larvas van creando galerías a su paso, en el interior de la madera, donde permanecen durante varios años. Con el paso del tiempo, incrementan su tamaño, en cualquier caso son capaces de distinguir la claridad de la oscuridad, por lo que sus galerías nunca alcanzan a la superficie. Ya en la fase adulta, la carcoma se posiciona en una capa más superficial donde permanecerá en su capullo hasta que se completa la transformación. Cuando esto ocurre la carcoma sale de la madera para reproducirse, finalizando así el ciclo de su vida.

En Galides queremos destacar que en nuestro país podemos encontrar hasta cuatro tipos diferentes de carcoma:

  • Carcoma común
  • Carcoma de polvo o polilla de la madera
  • Carcoma capricornio doméstico
  • Escarabajo del reloj de la muerte

Desde nuestro servicio de control de plagas en Pontevedra podemos afirmar con rotundidad, que estos insectos xilófagos suponen un riesgo relevante para cualquier objeto o estructura de madera. Su presencia en ecosistemas naturales, como los bosques, es positiva. Si bien es cierto, que cuando aparecen en entornos domésticos suponen un riesgo al causar daños materiales de importancia.