control plagas Pontevedra

Cómo detectar una plaga de chinches

Posteado el 17 julio, 2014 ·

Aunque, comúnmente, se tiende a pensar que las plagas de chinches ya no existen, que son cosa del pasado. Lo cierto es que han vuelto y se están convirtiendo en un riesgo sanitario y social palpable en Europa, según afirma la Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas (ANECPLA). Aunque esta plaga se erradicó en nuestro país hace aproximadamente medio siglo, desde hace una década comenzaron a detectarse de nuevo chinches de cama en España. Como empresa de control de plagas en Pontevedra podemos afirmar que su crecimiento ha sido notable, alcanzando cifras alarmantes en algunas zonas del territorio nacional como en el barrio madrileño de Lavapiés.

Estos insectos han vuelto a España aprovechando el turismo, que supone tráfico de personas y la globalización de equipajes y mercancías. Las chinches viajan cómodamente dentro de maletas, ropa y con los turistas en sus desplazamientos. Cabe destacar que nada tiene que ver la presencia de estos insectos con la falta de higiene, las chinches pueden aparecer en cualquier lugar, hasta en hoteles de lujo. Entre sus escondites preferidos destacan: las maletas, camas, almohadas, colchones o ropa de cama. Suelen alojarse en espacios cercanos a la cama, pues su actividad es nocturna y se alimentan, exclusivamente, de sangre humana.

Desde Galides queremos poner en valor que se trata de una plaga que ha resurgido, que es difícil de detectar y de erradicar, por ello es necesario informar debidamente sobre las características de estos insectos y las medidas necesarias para eliminarlos. Empezaremos por señalar cómo detectarlos:

  1. Verificar si hay pequeñas manchas de sangre en las sábanas. En caso de encontrarlas deberemos buscar estos pequeños insectos en lugares cercanos a la cama.
  2. Si por la mañana detectamos pequeñas manchas rojas con una mínima separación entre ellas, sobre todo, en zonas como el cuello o los brazos posiblemente tenemos chinches en casa. Estas picaduras podrían infectarse, por lo que hay que evitar rascarse.
  3. Se ven a simple vista y tienen una forma muy característica. Son de color marrón rojizo, tienen forma ovalada, seis patas y presentan el tamaño de una pepita de manzana.

Esta plaga no es fácil de erradicar, hará falta mucho más que un insecticida. Ante los riesgos que suponen y las molestias que ocasionan, lo más adecuado es contratar ayuda profesional para deshacernos de estos insectos. Como empresa de control de plagas en Pontevedra sabemos que lo más importante, en estos casos, es utilizar las técnicas adecuadas y productos específicos que garantizan la desaparición de los insectos sin poner en riesgo la salubridad de las personas implicadas.