control de plagas en Galicia

Cómo afecta el cambio climático a la expansión de las enfermedades

Posteado el 15 septiembre, 2017 ·

Aunque muchos se niegan a creer en los efectos del calentamiento global, lo cierto es que los científicos ya han demostrado que está sucediendo y se afanan en evaluar cuáles son sus consecuencias. La subida de la temperatura global es una realidad que hace que los agentes patógenos de algunas enfermedades avancen desde las zonas cálidas hacia los polos. Algunas patologías como la fiebre del Nilo Occidental, el zika o la malaria se expanden. Además, como especialistas en control de plagas en Galicia sabemos que estos cambios también afectan a los insectos y en el modo en que se reproducen y cambian de hábitat.

Es cierto que en muchos puntos del país hay sequía, pero también que este verano han caído grandes precipitaciones en toda la península. Estas se vuelven irregulares y se intensifican. También, varía la dirección de los vientos y, todo ello, contribuye a un cambio en los ecosistemas. Con el paso del tiempo el problema se agrava en la misma medida en que el cambio climático se acentúa.

Una de las consecuencias del calentamiento global es el crecimiento de las plagas de insectos. Los animales se adaptan a su nuevo entorno. Los más pequeños, como los insectos o los microbios son mucho más difíciles de controlar y son portadores de enfermedades que se extienden más allá de lo que cabría esperar.

Las garrapatas son un buen ejemplo de ello, portadoras de la enfermedad de Lyme, se están trasladando a zonas del planeta donde antes no podían estar. Estos insectos siempre han habitado en climas templados, sin embargo su progresión en Rusia está confirmada. Parece que los inviernos allí ya no son tan fríos como para acabar con su presencia.

Sin lugar a dudas, estamos viendo como las plagas cambian y cada vez llegan nuevas enfermedades a zonas con climas donde antes no se daban. En Galides estamos acostumbrados a luchar con plagas y problemas que pueden suponer un riesgo para la salud humana. La desinfección y la fumigación son esenciales en el control de insectos, pero también hay que llevar a cabo técnicas de control de roedores, aves y otras plagas. Actuar de forma rápida y eficaz puede suponer la diferencia entre contraer o no una enfermedad.